Sucesos | Desmantelada una banda que se disfrazaba de repartidores para robar a furgonetas

El grupo estaba integrada por tres hombres, dos de ellos fueron detenidos in fraganti en agosto cuando planeaban un nuevo golpe.

Imagen de la detención de agosto.
Imagen de la detención de agosto.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal especializado en cometer robos con fuerza en furgonetas de reparto en el distrito Centro de Madrid, ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid este lunes en una nota de prensa recogida por Europa Press.

Se les imputa la comisión de 11 robos de productos de diversos tipos y de gran valor económico

Estaba integrado por tres hombres, dos de los cuales fueron detenidos in fraganti el pasado dos de agosto cuando planeaban un nuevo golpe. El tercer investigado se personó en el juzgado ante la inminencia de su detención. 

Se les imputa la comisión de 11 robos de productos de diversos tipos y de gran valor económico que obtenían tras forzar el portón trasero de los vehículos de reparto, aprovechando el momento en el que el transportista se ausentaba momentáneamente.

La investigación arrancó el pasado mes de abril, tras detectar diversos robos en vehículos de mercancías en las áreas comerciales más activas de la capital madrileña, a las que cada mañana acceden multitud de vehículos de transporte para surtir de productos a los comercios.

Se hacían pasar por transportistas

Su modus operandi se dividía en dos fases. En la primera etapa, realizaban una labor de vigilancia sobre los vehículos que pudieran contener objetos de su interés, hasta localizar uno de ellos. Se comunicaban de forma telefónica entre ellos, evitando agruparse y el contacto directo entre ellos.

En ocasiones, incluso, se hacían pasar por transportistas, vistiendo chalecos reflectantes y portando carretillas de carga para pasar desapercibidos entre los trabajadores. Una vez habían elegido su objetivo, el grupo criminal comenzaba una segunda fase. Dos de sus integrantes se dirigían al vehículo y procedían a forzar el acceso de carga trasero mediante diversas técnicas.

Cuando conseguían acceder a su interior, elegían aquellos productos de mayor interés económico y haciendo uso de una carretilla de carga los transportaban hasta algún aparcamiento público donde tenían estacionado un vehículo con el que abandonaban el lugar.

Para asegurarse de que no fueran sorprendidos por el repartidor, el tercero de los miembros del grupo criminal le realizaba un seguimiento desde que abandonaba la furgoneta, avisando a sus cómplices si se producía algún contratiempo en su planificación.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña