Sector | La Justicia avala a un camionero que fue despedido tras reclamar sus horas extra

Cinco días después de que el conductor reclamara a su empresa varios pluses, esta le notificó un despido disciplinario y alegó que "su grado de implicación en la dinámica de la empresa había bajado de forma considerable".

El Juzgado de lo Social de Santiago de Compostela ha condenado a la empresa a readmitir al conductor.
El Juzgado de lo Social de Santiago de Compostela ha condenado a la empresa a readmitir al conductor.

La Justicia ha declarado nulo el despido de un camionero que fue echado tras reclamar horas extra y otros complementos salariales que, según entendía el conductor profesional, le debía su empresa.

El camionero comenzó a trabajar para TIR Compostela, transportista gallega especializada en mercancía frigorífica, el 14 de marzo de 2022. El 22 de junio de 2023 envió un burofax a la compañía donde le reclamaba el plus de larga distancia, nocturnidad, abono de horas extra y horas en domingos y festivos trabajados, pese a ser su contrato de lunes a sábado y por la imposición de "condiciones de trabajo que contravienen la normativa vigente relativa a los descansos de conducción reglamentarios", según recoge la sentencia en los hechos probados. 

Solo cinco días después, el 27 de junio de 2023, la empresa le notificó su despido disciplinario inmediato alegando disminución continuada y voluntaria en el rendimiento, indisciplina o desobediencia, quebranto de la buena fe contractual y abuso de confianza en el desempeño del cargo.

En concreto, la empresa le imputaba a su trabajador diversas conductas: "Últimamente su grado de implicación en la dinámica de la empresa ha bajado de forma considerable perjudicando el funcionamiento y adecuada convivencia entre todos los trabajadores; en varias ocasiones desobedece con el gerente, con el que las discusiones son continuas; descuido de los cuidados del vehículo; mal uso de la manipulación del aparato tacógrafo".

El Juzgado de lo Social de Santiago de Compostela ha condenado a la empresa a readmitir al conductor con efecto desde el día que fue despedido, en el puesto de trabajo y condiciones anteriores y con abono de los salarios dejados de percibir. Además, TIR Compostela deberá pagarle una indemnización por daños morales en la cantidad de 7.500 euros. La empresa recurrió la sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Galicia, pero este ha ratificado la decisión del Juzgado de Santiago y ha condenado a la compañía a pagar las costas del recurso. 

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña