Sector | Los ministros de Transporte de la UE adoptan una sola voz para la descarbonización

Entre las tres propuestas legislativas que ha aprobado el Consejo Europeo, una de ellas es un proyecto de Reglamento sobre el despliegue de infraestructuras de combustibles alternativos.

Los ministros de Transporte de la UE, con la española Raquel Sánchez en primer término.
Los ministros de Transporte de la UE, con la española Raquel Sánchez en primer término.

Los ministros de Transportes europeos han adoptado una posición común sobre cada una de las tres propuestas legislativas del Plan Fit for 55 en relación con el sector del transporte. El siguiente paso es que el Consejo Europeo, con una sola voz después de que todos los ministros del ramo hayan acordado su posición, negociar con el Parlamento Europeo.

Cabe recordar que Fit for 55 es el plan que debe permitir a la UE cumplir sus objetivos climáticos: reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030 en comparación con los niveles de 1990 y lograr la neutralidad de carbono para 2050. Ahora los organismos de la UE están decidiendo las medidas concretas que se deben tomar para lograr los objetivos.

Las tres propuestas legislativas que ha acordado el Consejo Europeo son estas: un proyecto de Reglamento sobre el despliegue de infraestructuras de combustibles alternativos; la promoción del uso de combustibles renovables y bajos en carbono en el transporte marítimo; y una propuesta destinada a crear condiciones equitativas para un sector del transporte aéreo sostenible.

Infraestructura de combustibles alternativos

Sobre la primera propuesta, su objetivo es garantizar el acceso a una red de infraestructura suficiente para recargar o repostar vehículos de carretera o barcos con combustibles alternativos. Es básicamente un plan de despliegue de infraestructura que pretende adaptarse a las condiciones de cada vehículo (ligeros o pesados) y a las rutas más transitadas, y que por tanto sería más necesarios desplegar más infraestructura. Una petición de asociaciones transportistas de todo tipo desde hace tiempo.

El Consejo explica que el reglamento propuesto conserva los aspectos fundamentales de la propuesta de la Comisión en este ámbito, es decir, los parámetros generales clave que tendrán un impacto real en el clima. Son: para la recarga de vehículos eléctricos ligeros, requisitos de potencia a suministrar, en función del tamaño de la flota registrada y los requisitos de cobertura de la Red Europea de Transporte (RTE-T) en 2025 y 2030; para la recarga de vehículos pesados eléctricos y repostaje de hidrógeno, requisitos para la cobertura de la RTE-T para 2030, a partir de 2025 para vehículos pesados eléctricos; y para el suministro de energía eléctrica a los buques en los muelles de los puertos, requisitos aplicables a partir de 2030.

Sin embargo, la propuesta del Consejo incorpora la dinámica específica del sector de los vehículos pesados eléctricos: "Dada la evolución esperada en el futuro inmediato, especialmente en los estándares de recarga, y el hecho de que este mercado está menos desarrollado que el de los vehículos ligeros, un proceso gradual de despliegue de infraestructuras, que fomenta un enfoque de corredor, se ha previsto a partir de 2025, con el objetivo de cubrir todas las carreteras de la RTE-T en 2030".

Se han realizado adaptaciones para garantizar que los requisitos de recarga eléctrica sean compatibles con la amplia gama de circunstancias sobre el terreno y que las inversiones sean proporcionales a las necesidades

Para maximizar la eficiencia de las inversiones en repostaje de hidrógeno y adaptarse a los avances tecnológicos, los requisitos del texto se centran en el despliegue de infraestructuras de repostaje de hidrógeno gaseoso a lo largo de la red básica de la RTE-T, prestando especial atención a los nodos urbanos y los centros multimodales.

Se han realizado adaptaciones para garantizar que los requisitos de recarga eléctrica sean compatibles con la amplia gama de circunstancias sobre el terreno y que las inversiones sean proporcionales a las necesidades, lo que permite cierto margen para adaptar la potencia total de las piscinas de recarga eléctrica para tramos de la red RTE-T donde los volúmenes de tráfico son bajos, o incluso aumentar la distancia máxima entre las piscinas de recarga para tramos con tráfico muy bajo .

Para que la infraestructura de recarga eléctrica y reabastecimiento de hidrógeno sea fácil de usar, se han tenido plenamente en cuenta las necesidades de los usuarios en términos de diferentes opciones de pago y visualización de precios, al tiempo que se evita una inversión desproporcionada, especialmente en la infraestructura existente.

Por último, para tener plenamente en cuenta los importantes avances tecnológicos y de mercado previstos que afectarán a los vehículos pesados, el enfoque general incluye una cláusula sobre una revisión específica a corto plazo. El texto completo también será revisado a mediano plazo, seguido de una revisión regular.

Marítimo

El Consejo también adoptó un enfoque general sobre una propuesta para promover el uso de combustibles renovables y bajos en carbono en el transporte marítimo (FuelEU Maritime). La propuesta tiene como objetivo aumentar la demanda y el uso constante de combustibles renovables y bajos en carbono en el sector marítimo, al tiempo que garantiza el buen funcionamiento del tráfico marítimo y evita distorsiones en el mercado interior.

Aéreo

El Consejo adoptó su enfoque general sobre una propuesta destinada a crear condiciones equitativas para un sector del transporte aéreo sostenible (iniciativa ReFuelEU Aviation).

La propuesta tiene como objetivo aumentar tanto la demanda como la oferta de combustibles de aviación sostenibles (SAF) , incluidos los combustibles de aviación sintéticos, al tiempo que garantiza la igualdad de condiciones en todo el mercado del transporte aéreo de la UE.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña