Firma invitada

| El GNL, víctima de la especulación | -

Por Pablo Bordils, director de Transnugon.

El GNL, víctima de la especulación
El GNL, víctima de la especulación

Este año 2022 nos hemos despertado con una subida del precio del GNL exponencial, la cifra es multiplicar por dos o por tres el coste de esta energía. Podría daros una charla de geopolítica y temas mundiales energéticos pero creo que eso no aclararía nada para el transportista que al fin y al cabo es un sufridor nato de los que deciden mercados, clientes y administraciones que no tienen normalmente una idea clara de lo que es el transporte real, el del dueño de los camiones (no las agencias o los “operadores” por no llamar intermediarios de mucho renombre).

El problema del aumento del GNL es producido por una alteración arbitraria, egoísta e injusta de las reglas que nos servían hasta ahora para darle precio a este combustible. Una regla que hace ya años nos impusieron por su interés los suministradores, y los que hoy la cambian también por su interés. Unas reglas la que dependían del Brent porque era la forma de mantener una línea más estable y en la que ellos ganaban más dinero aunque el GNL estuviera regalado.

Ahora esos suministradores cuando se han dado cuenta que con el mercado especulador se gana más cancelan los contratos de suministro, unos a otros en cadena hasta los últimos que somos los usuarios, no pagan penalización alguna y tampoco hay libertad de mercado porque el sistema gasista está pensado para las energéticas y no deja hueco real a que nos busquemos la vida…

El problema del aumento del GNL es producido por una alteración arbitraria, egoísta e injusta de las reglas que nos servían hasta ahora para darle precio a este combustible

En este punto pasamos a pagar lo que el mercado especulativo indique, con unas referencias como es el TTF, en donde ya no hay una estabilidad de ningún tipo. Donde el GNL pasa a ser más volátil que el Brent en tiempos de crisis mundiales, donde se pierde la competitividad un día y el otro se gana, y sobre todo donde la apuesta por la sostenibilidad del transporte queda en entredicho.

El año 2021 arrancó con un precio del TTF de apenas 17,6€/Mwh y acabó el año en 87€/Mwh con una subida exponencial en el último trimestre así que imaginad lo imposible que supone para el transporte si no se puede tener un precio medio estable. Hasta ahora el silencio de todos es lo que predomina, de los que la han liado, de las asociaciones, de las administraciones pero cada día que pase y se consolide la situación generará alguna reacción pero el GNL/GNC vehicular quedará marcado para siempre.

Sobre el autor

Tribuna abierta a la visión de los principales actores del sector del transporte

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña