blog-ramon-valdivia-transporte-astic - copia Ramón Valdivia

| Transporte por carretera con los cinco sentidos | -

"El trasporte por carretera no entiende de entornos virtuales, avatares o encuentros online", reflexiona el autor.

Transporte por carretera con los cinco sentidos
Transporte por carretera con los cinco sentidos

La pandemia ha supuesto un enorme desafío en el ámbito de las relaciones laborales y sociales por la falta de contacto directo con otras personas. Las videoconferencias, los webinars, los eventos online e, incluso, los coffee-breaks virtuales, nos han acompañado durante los dos últimos años en nuestro entorno de trabajo, que se ha visto obligado a limitarse a una experiencia bidimensional (vista-oído) hasta que, poco a poco, los eventos híbridos han empezado a salpicar nuestras agendas y en los últimos meses, ya los exclusivamente presenciales.

Interactuamos con más personas de forma virtual que de forma física. Un paradigma de comunicación que la pandemia ha acentuado y que parece que ha venido para quedarse. Y esto va mucho más allá con el metaverso, una red de mundos virtuales tridimensionales donde las personas podremos interactuar, hacer negocios y forjar conexiones sociales a través de avatares virtuales. Todavía es un concepto, sobre el que empresas como Facebook, Google o Microsoft ya están trabajando, pero impresiona su capacidad de sumergirnos en otros mundos con un realismo que asusta; mucho más inmersivo que la actual realidad virtual que todos conocemos, la de las gafas especiales. Algo que consiguen gracias a sensores que registran nuestros movimientos físicos y expresiones faciales para que nuestro avatar haga exactamente lo mismo que nosotros.

Hay un curioso estudio de PwC, ‘La era del transporte digitalizado’, que prevé para 2030 un escenario con una cadena de suministro totalmente digitalizada y automatizada, que algunos tildarán de “ciencia ficción”. Esta consultora nos dibuja un futuro en el que cuando un producto de una línea de montaje digitalizada se acerca a su término, se envía una señal para reservar el transporte para su posterior entrega; en el que la dirección del destinatario ya está codificada y el sistema de correspondencia de carga utiliza un algoritmo para buscar cualquier capacidad disponible en los camiones que se dirigen hacia el destino del producto; en el que un robot carga este producto en un camión autónomo, que se conduce a un centro de distribución mediante GPS, antes de que otro robot lo descargue para que luego se transfiera y se conduzca el último kilómetro en un vehículo eléctrico o en un dron hasta la puerta del cliente que lo ha solicitado. Y lo curioso es que las tecnologías necesarias para conseguirlo ya existen: el Internet de las Cosas, el 5G, los drones y la conducción autónoma.

Pero volvamos a pisar tierra: ¿la leche para mi café matutino me la podría traer a casa un avatar?, ¿los microchips que necesito para mi fábrica podrían teletransportarse?, ¿Nuestras verduras y frutas podrían llegar a Alemania en camiones sin conductor?, ¿la gasolina para mi coche me la podrían acercar desde el metaverso? La respuesta es sencilla y rotunda: “No”. Todos estos productos que hacen posible la propia existencia de nuestra sociedad moderna nos los traen unos vehículos que suelen superar las tres toneladas de peso y que manipulan unos profesionales que invierten casi un año de sus vidas en formarse para poder conducirlos: los camiones y los transportistas de mercancías.

El trasporte por carretera no entiende de entornos virtuales, avatares o encuentros online. Precisamente ‘Transporte por Carretera. Con los 5 sentidos’ es el lema de nuestra 45º Asamblea General. Una consigna que pretende reconocer la valiosísima labor de nuestros transportistas, que los 365 días del año mueven con eficacia, precisión y puntualidad toda clase de mercancías desde sus lugares de producción o hubs de distribución hasta toda clase de industrias, superficies comerciales, estaciones de servicio o viviendas particulares.

También con los cinco sentidos y cara a cara es como, por fin, los miembros, simpatizantes y el comité directivo de ASTIC nos encontraremos los días 26 y 27 de mayo en Santander, tras dos años reuniéndonos de forma online e híbrida desde nuestra última asamblea presencial en 2019 en Granada.

La necesidad de estar con los cinco sentidos que requiere nuestro sector no es incompatible con nuestra apuesta por la digitalización, sobre todo en términos de inteligencia artificial, análisis de datos, robótica o sensores 3D, imprescindible para que nuestras empresas crezcan. Buena muestra de ello es nuestro impulso a la formación online con el Nanogrado de Transporte 4.0, que hemos puesto en marcha junto a Fundación Telefónica, CEOE y Confebús; la presentación pionera en España del eCMR en 2016; o la implantación en nuestro país del TIR electrónico, que el año pasado propusimos al Ministerio de Hacienda. Todas estas iniciativas se suman a la ‘Escuela de Negocios 4.0’, que presentaremos en el marco de nuestra Asamblea General. Una plataforma online para formar en transporte, logística y movilidad sostenible y segura; algo así como el ‘Netflix de los conductores profesionales’.

La digitalización ha irrumpido con fuerza en el transporte profesional por carretera, que evoluciona a un ritmo vertiginoso gracias a un abanico de innovaciones tecnológicas que mejoran el trabajo diario de los transportistas, optimizando sus procesos operativos, su formación e, incluso, su propia seguridad. Está claro que nuestro sector, que mueve el 95 % de nuestras mercancías dentro del territorio nacional y el 75 % de las exportaciones españolas hacia la UE, no puede (ni debe) escapar de la digitalización, pero no olvidemos que hace posible todas aquellas relaciones que implican los cinco sentidos para poder completarse.

Sobre el autor

Ramón Valdivia es vicepresidente ejecutivo de Astic, miembro del Comité Ejecutivo de Presidencia de la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU) y vocal de la Junta de Gobierno de la CEOE. Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid, fue director general de Iveco entre 2005 y 2011, además de otras responsabilidades profesionales.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña