Quantcast
40.000 seguidores
6.000 suscriptores

Los nuevos peajes de Vizcaya supondrán 600 euros más al mes para los transportistas, según Fenadismer

La asociación acusa a la Diputación de perseguir un "simple afán recaudatorio, teniendo en cuenta que el sector ya contribuye sobradamente vía impuestos al mantenimiento de las carreteras vizcaínas".

Redacción Ruta del Transporte

01 de julio 2024 - 16:55

Los peajes han entrado este lunes en vigor en la A-8, BI-10, N-636 y BI-30.
Los peajes han entrado este lunes en vigor en la A-8, BI-10, N-636 y BI-30.

Este lunes han entrado en vigor en Vizcaya los peajes a camiones en cuatro vías más, en la A-8, BI-10, N-636 y BI-30. Un pago por uso de las carreteras que supondrá para los transportistas un sobrecoste superior a los 600 euros mensuales, según los cálculos de Fenadismer. La asociación de transportistas, que representa sobre todo a autónomos y pymes del sector, asegura que la Diputación de Vizcaya persigue un simple afán recaudatorio.

Estos cuatro nuevos peajes se suman los que ya están en vigor en la provincia: en la N-240 y BI-625. Los peajes se gestionan mediante el sistema de comprobación de matrícula gracias a los arcos, que calcularán el importe en función de la categoría Euro del vehículo, cargando directamente el importe del peaje en la empresa transportista titular del camión sin necesidad de tener que detenerse.

La federación calcula que estos 600 euros mensuales de sobrecoste para los transportistas "tendrán un claro efecto inflacionista, afectando principalmente a los transportistas vizcaínos". Fenadismer considera que los nuevos peajes aprobados persiguen un simple "afán recaudatorio" de la Diputación de Vizcaya, "teniendo en cuenta que el sector ya contribuye sobradamente vía impuestos al mantenimiento de las carreteras vizcaínas, como lo demuestra el hecho de que en dicha provincia se suministran anualmente casi 500 millones de litros de gasóleo A, principalmente procedentes de los vehículos de transporte, lo que le permite recaudar anualmente a la Diputación Foral nada menos que 150 millones de euros al año sólo por el impuesto de hidrocarburos".

stats