Camiones | Los fabricantes de camiones certifican la salud de la tecnología diésel, especialmente para la larga distancia

Siete directivos de marcas de vehículo industrial participan en una mesa redonda en el marco del Congreso de CETM Cisternas.

Mesa redonda en el Congreso de CETM-Cisternas.
Mesa redonda en el Congreso de CETM-Cisternas.

La tecnología diésel aplicada a los motores de camiones destinados a la larga distancia tiene todavía una larga vida por delante, a pesar de normativas y a pesar de retos medioambientales, tal y como ha quedado de manifiesto en una mesa redonda celebrada hoy en el marco del Congreso de CETM-Cisternas.

En el encuentro han participado Antonio Rasero, director de Ventas de DAF; José María Chamizo, director de Energías Alternativas de Iveco; Jaime Baquedano, director comercial Camiones y Furgonetas de MAN Truck&Bus; Inés Bengoa, gerente de Marketing y Producto de Mercedes-Benz Trucks; Óscar Martirena, director comercial de Renault Trucks; Roberto San Felipe, director comercial de Scania; y Daniel Saiz, director comercial de Volvo Trucks.

La mesa redonda ha servido, además de para confirmar la plena vigencia del diésel como tecnología para vehículos pesados destinados al transporte de mercancías por carretera, para señalar que esta tecnología todavía tiene recorrido de mejora en cuanto a eficiencia energética y que la próxima normativa Euro VII impondrá, además de una reducción de emisiones contaminantes, una reducción (por vez primera) de consumo de combustible (y por lo tanto de emisiones de CO2).

NUEVAS CADENAS CINEMÁTICAS

Sin embargo, los retos medioambientales asociados al transporte (no sólo pesado, y no sólo de mercancías) son inexcusables y la tecnología avanza en diferentes direcciones, pero todas encaminadas a reducir el impacto sobre el medio ambiente de los vehículos destinados a esta actividad.

Así, las marcas se encuentran embarcadas ya en diferentes procesos que están alumbrando la llegada al mercado, de forma más o menos progresiva, de diferentes tecnologías. La tecnología de gas natural (tanto comprimido como licuado) ya está madura, con miles de vehículos a pleno rendimiento, y deberá coger impulso a partir del desarrollo (muy tímido en España) del biometano (con balance neutro o incluso favorable de CO2).

La propulsión eléctrica (ya sea con baterías o con hidrógeno) es el futuro, más o menos cercano según se trate de la visión de una y otra marca, pero si algo ha quedado claro es que atrás quedó el tiempo donde un mismo vehículo con un determinado motor era igualmente válido para una u otra aplicación de transporte. Pero sigue generando a día de hoy grandes incógnitas en cuanto al precio de adquisición de los camiones eléctricos, su autonomía, su red de recarga o su rendimiento operativo. Nada extraño, por otra parte, al tratarse de una tecnología absolutamente novedosa frente al diésel. Pero ha llegado para quedarse.

Llega, no hay duda ninguna, un tiempo nuevo en el que la elección de cada tecnología vendrá determinada por numerosos factores, relacionados con el tipo de recorrido, el ámbito geográfico, la mercancía, etc. Todos los fabricantes que participaron en la mesa insistieron a los numerosos transportistas en que las marcas ofrecen su servicio de asesoramiento para que cada cliente opte por la tecnología de propulsión idónea, sin establecer rigideces a priori a favor de una u otra.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña