Servicios | La CNMC autoriza la compra de las gasolineras Ballenoil por Cepsa

La condición que ha puesto el organismo de Competencia es que Cepsa venda cuatro de las 249 gasolineras de Ballenoil.

La flota de ROR Operador Logístico reposta biocombustible en estaciones de Cepsa
Estación de Cepsa.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha autorizado la compra de la cadena de gasolineras de bajo coste Ballenoil por Cepsa, con la condición de vender cuatro de las 249 estaciones de servicio involucradas en la operación.

La CNMC ha informado de que ha autorizado con compromisos la adquisición del control exclusivo de Ballenoil por Cepsa, que pasará a controlar 249 estaciones de servicio de Ballenoil, que serán gestionadas de forma independiente durante al menos tres años.

Las dos empresas tienen una cuota combinada del 14,2% en número de estaciones en España

Una vez concluida la investigación, la CNMC considera que los compromisos que ha presentado Cepsa son suficientes para solucionar los problemas que esta concentración supone para la competencia en los sectores afectados.

La operación afecta al mercado de la distribución minorista de carburantes de automoción (gasolinas y gasóleos) a través de estaciones de servicio, donde las partes tienen una cuota combinada del 14,2% en número de estaciones en España.

En este contexto, la CNMC ha analizado los 249 entornos correspondientes a las estaciones de servicio adquiridas por Cepsa, habiendo identificado en algunos de ellos solapamientos significativos. La operación también afecta al mercado de aprovisionamiento de carburantes de automoción a estaciones de servicio, en el que Cepsa tiene una cuota del 16,1%, que se verá incrementada en un 1,9%, tras la operación.

Pérdida de presión competitiva

La CNMC ha identificado riesgos a la competencia en Barbate (Cádiz), Chipiona (Cádiz) y Nerja (Málaga), pues las gasolineras adquiridas dan lugar a solapamientos significativos, especialmente elevados en los entornos de las dos primeras localidades, con cuotas superiores al 50% en número de estaciones de servicio y al 60% en volumen de ventas.

En estos entornos no existía ninguna gasolinera que ejerciese una presión competitiva en precios equivalente a las de las adquiridas, que eran las más baratas de sus respectivos entornos. En concreto, en el de Nerja la estación de servicio de Ballenoil presentaba unos precios significativamente más bajos que el resto de gasolineras del entorno.

La CNMC dice que la operación daba lugar a una pérdida de presión competitiva muy importante en esas zonas, con el consiguiente riesgo de incremento del nivel de precios en ellas. Para solucionar los riesgos detectados en los entornos de Barbate, Chipiona y Nerja, Cepsa presentó una propuesta de compromisos de desinversión de cuatro estaciones de servicio de Ballenoil a Petronet España (Autonetoil).

Competencia, que aprobó previamente al comprador, considera que los compromisos son suficientes para solucionar los problemas de competencia detectados. La desinversión o ventas se producirá de forma simultánea a la aprobación de la operación o con un desfase máximo de 15 días naturales desde la misma para dos de las estaciones de servicio que serán desinvertidas.

En el caso de las dos estaciones de servicio restantes, que no pueden ser desinvertidas de manera simultánea por su situación societaria, Cepsa ofrece una gestión automática mediante la aplicación de una fórmula de precios, consistente en garantizar el modelo de bajo coste existente antes de la operación, al tiempo que elimina potenciales problemas de acceso a información sensible de las mismas hasta que se ejecute la desinversión.

Para garantizar la continuidad del modelo de gestión de bajo coste de esas cuatro estaciones de servicio, los compradores de éstas no podrán venderlas, ni firmar contratos de abanderamiento ni de suministro en exclusiva, con ningún operador mayorista considerado operador principal en el sector de carburantes durante cinco años desde la ejecución de la operación.

Además, Cepsa no podrá adquirir estas gasolineras durante un periodo de 10 años desde la aprobación de la operación. Según informó Cepsa cuando dio a conocer la operación, mantendrá la marca Ballenoil, su modelo de negocio y estructura, y las gasolineras ofrecerán una gama de combustibles de precios económicos.

El acuerdo también contemplaba el desarrollo de un plan de crecimiento de la red de estaciones de Ballenoil para alcanzar las 500 estaciones en 2027. Con esta operación, Cepsa superaría las 2.000 estaciones de servicio en el territorio español.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña